La Limpieza Facial

Qué es la limpieza facial

La limpieza facial es una práctica que ha de convertirse en rutina imprescindible en tu día a día si quieres que tu rostro mantenga la tersura y luminosidad cada día. Porque el maquillaje, los factores ambientales y de contaminación, las cremas…contribuyen a que día a día se acumule la suciedad en tu cutis y especialmente, en los poros de tu piel, que la vuelven apagada y sin vida.

La Limpieza Facial

La piel va perdiendo luminosidad al acumular suciedad, y por eso, cuando realizamos la limpieza facial recupera toda su frescura, vitalidad y belleza.

Limpieza facial casera

¿Cómo realizar la limpieza de la cara en casa? Es una pregunta que a menudo nos hacemos, y que seguro encontrarás en un montón de tutoriales. En la mayoría de los casos se recomiendan productos muy caros, o en un número imposible de asumir para la rutina de cada día.

Y lo cierto es que no necesitas tanto para limpiar correctamente la piel del rostro. Únicamente has de ser constante, y no ir a dormir ningún día sin desmaquillarte, y realizar un pequeño masaje en la piel de tu cara cuando apliques la crema hidratante.

Lo ideal es limpiar la piel del rostro al acostarnos y levantarnos cada día. Las funciones de la piel durante la noche son fundamentales para que nuestro rostro permanezca en muy buen estado durante mucho tiempo, por eso, hemos de prestar mucha atención a limpiar cada noche, antes de ir a dormir, la piel de la cara para que pueda regenerarse correctamente durante todas las horas que vamos a descansar.

Todo esto, es independiente de si nos hemos maquillado o no. Porque no sólo se trata de retirar el maquillaje, sino las células muertas, la grasa que ha producido nuestra propia piel, y la suciedad que nos ha manchado el rostro. Si vives en una ciudad con mucho tráfico, esto podrás observarlo con facilidad.

La limpieza de tu cara debe convertirse en una rutina que lleves a cabo cada día sin excepción, si quieres mantener la piel de tu cara revitalizada cada día.

Lo ideal, y lo que nosotros recomendamos, es realizar una limpieza suave. Dependiendo del tipo de piel que tengas, elegirás jabones, cremas desmaquillantes o aguas micelares.

En los últimos tiempos han empezado a tener una gran acogida los aparatos de limpieza facial como cepillos, aparatos de masaje…pero de todo esto hablaremos largo y tendido.

Cómo hacer una limpieza facial paso a paso

Si lo que quieres es mantener la piel de tu rostro saludable y a salvo de impurezas, te recomendamos que lleves a cabo los siguientes pasos fundamentales.

Como ya te hemos comentado, siempre puedes añadir acciones en medio con otro tipo de productos, pero estas que te contamos aquí son las básicas para tener un cutis limpio y fresco cada día:

Retira el maquillaje o suciedad de la piel con el producto que elijas, jabón, crema desmaquillante, toallitas, agua micelar… esto con ayuda de un algodón o papel tissue. A mí personalmente, me gusta mucho este tipo de papel, porque es muy suave, y permite una limpieza más amplia del rostro. El algodón hay que cambiarlo rápidamente porque se ensucia enseguida.

Después, enjuaga la piel con agua del grifo y seca la cara suavemente a toques, nunca arrastrando la toalla. Si lo prefieres, puedes terminar de limpiar el resto del producto anterior con agua termal, en lugar de agua del grifo. Si tienes la piel muy sensible, o madura, notarás sus beneficios y que no reseca tanto como el agua convencional.

A continuación aplica tu crema hidratante. Cuando la pongas y extiendas sobre tu rostro, realiza un suave masaje, incidiendo especialmente en las zonas más apagadas de tu cara, para así conseguir activar la circulación sanguínea del rostro, y la producción de colágeno.

Terminamos con la aplicación de una crema de contorno de ojos específica para tu tipo de piel. La aplicamos con suaves toques, sin apretar, y sin masajear. Únicamente activando ligeramente la circulación de la piel de la zona de la ojera.

Como te he comentado al principio, estos son los pasos básicos, pero en medio puedes añadir serums, ampollas de rejuvenecimiento facial, aceites hidratantes, aceites esenciales, que dependerán mucho del tipo de dermis que tengas, y que aportarán un extra al cuidado de tu piel.

Beneficios

Al realizar la limpieza de tu cara con regularidad, observarás un mayor luminosidad de tu piel, y tu rostro se verá más revitalizado.

Limpieza facial profesional

Limpieza facial profesional

Cada cierto tiempo es conveniente acudir a un lugar especializado para realizar una limpieza facial de manos de un experto. Porque muchas veces, las limpiezas del rostro que llevamos a cabo en nuestras casas no son suficientes para devolver a la cara todo su esplendor y luminosidad.

Ante todo, es fundamental informarse de la profesionalidad del lugar al que acudimos. Porque no olvidemos que nuestra cara es una parte muy delicada, y no conviene someterla a experimentos innecesarios. Una vez resuelto, el profesional valorará el tipo de piel que tenemos, y las necesidades en cuanto a limpieza facial.

Una vez determinado el tipo de cutis que tenemos, comenzará con la limpieza facial del rostro.

  • Un primer paso será la limpieza superficial de la piel de la cara, retirando restos de maquillaje o suciedad.
  • En segundo lugar, normalmente se realiza una exfoliación para desincrustar la suciedad de los poros o capas más profundas.
  • Además, el profesional utilizará algún método para abrir los poros y retirar la suciedad sin dañar la piel.
  • Una vez terminada la limpieza del rostro, se da un suave masaje e hidratación que devuelve a la piel la tersura y elasticidad.

Normalmente puedes realizar una limpieza facial con un profesional una vez al año, teniendo en cuenta que cada rostro requiere cuidados específicos adecuados al tipo de piel.

Por qué se ensucia la piel del rostro

El día a día, los factores ambientales y de contaminación, maquillajes y cremas diarias, y especialmente la producción de sebo de nuestras glándulas y poros, que se depositan en la superficie de nuestra piel. Todo lo anterior, unido a bacterias y células muertas, poco a poco taponan la superficie de nuestra piel dando lugar a granos, puntos negros y piel apagada y sin vida.

Por eso, es fundamental hacer una limpieza de la cara y cuello a diario que elimine toda esa suciedad y acumulación de células muertas de nuestro rostro. Y de manera puntual, cada cierto tiempo, la limpieza facial de un profesional es más que recomendable.